[slideshow id=2]

Ocio

La villa de Balmaseda es el lugar idóneo para disfrutar del ocio ya sea en un viaje turístico o en una escapada para pasar un inmejorable día a tan sólo 20 minutos de Bilbao. Las fiestas, celebraciones, lugares de interés y los parques y montes del lugar son una prueba del maravilloso entretenimiento que depara la villa.

Las fiestas son famosas por su espectacularidad y su fiel representación histórica y religiosa. Tal es el caso de la conocidísima Pasión Viviente que cada año encumbra la magistral Semana Santa. Un Via Crucis por las calles de Balmaseda acerca el camino de Jesús hacia la cruz en una actuación que atrae a miles de personas. Esta espectacular representación, es llevada a cabo por los habitantes de la villa que se vuelcan en la representación dramática de los últimos momentos de la vida de Jesús de Nazaret. Los personajes principales son renovados cada año, comenzando los ensayos en Enero, a pesar de que los habitantes conocen los personajes desde niños. En la noche de Jueves Santo se representa “La Última Cena”, “La Oración del Huerto” y “El Prendimiento de Jesús”. Al día siguiente todo está listo para el “Juicio de Pilatos”, terminando por la crucifixión.

Asimismo, el Mercado Medieval adorna cada año la villa de época para viajar en el tiempo hacia las tradiciones más emotivas de la localidad. En él se pueden encontrar multitud de artesanos y artesanas realizando su oficio: horno de pan, talla de madera, canterano, torno de cerámica… Además, uno de los grandes atractivos del mercado medieval es la representación llevada a cabo por vecinos y vecinas del pueblo.

También se pueden destacar festividades como las Fiestas del Carmen, conocidas por sus festejos taurinos, y las Fiestas de San Severino, donde el concurso de pucheras es el protagonista.

Y a todo ello hay que sumarle el Carnaval, que ha adquirido gran popularidad en los últimos años y se ha convertido en uno de los más famosos de la comarca gracias a su desfile de carrozas, su festival de chistes, su concurso de tostadas y disfraces y todo el hermoso engalanado de las calles.

El ocio se configura en los numerosos parques y paseos de la localidad. Los restaurantes y hoteles sirven para la restauración y el descanso de los visitantes y los propios ciudadanos, pero también para seguir la tradicional ruta de pintxos. Además, la ascensión al Kolitza concluye la Pascua con una masiva y espectacular subida al monte más alto de la zona.

Y si te gusta la moda también puedes acercarte al Balmaseda Fashion Day, donde varios comercios de la villa se dan cita para mostrar al público su nueva colección de ropa y calzado. Los modelos que desfilan son voluntarios del pueblo que colaboran con la Asociación de comerciantes de forma desinteresada.
Además de todos estos eventos con fecha propia, encontramos una gran variedad de actividades a lo largo del año que incluyen degustaciones gastronómicas de pucheras, visitas guiadas por la villa histórica, ferias organizadas por los comercios, festivales de danza, e incluso concursos de bertsolaris.

Por otra parte, la gastronomía también es uno de los puntos fuertes de la villa. Además de los famosos pintxos, el tradicional cocido enriquece está cultura tradicional que alcanza su punto culmen con un auténtico manjar como es la Putxera, y acompañada de la delicadeza de un buen txakoli del lugar.